Así se ganarán el pan los niños que ahora están en la escuela

Businesswoman With Daughter Using Blackboard

Ante la desoladora realidad actual del mercado laboral: cinco millones de parados registrados -en torno al 25% por ciento de la población activa-, más de la mitad de los jóvenes sin trabajo y la enquistada precarización – un tercio de los trabajadores cobra menos de 654 al mes–  se agradece que nos dibujen un paisaje más favorable, aunque tengamos que esperar 20 años para disfrutarlo.

La consultora Price Waterhouse Cooper (PwC) acaba de publicar un informe donde apunta a 2033 como el año en que  España recupere los niveles de empleo previos a la crisis. Para entonces, la tasa de desempleo será del 6,7%. Así pues – si nos atenemos a lo que dice este estudio- no se asusten por el futuro que les espera a ese hijo que acaba de tener, viene de camino o está ahora en el colegio: no hay mal que cien años dure. Ahora bien, la “generación Z”, los nacidos a partir del 2000, que llegaron al mundo con una tablet debajo del brazo, trabajarán de forma muy diferente a cómo lo hicieron sus padres.

-Predominarán los profesionales independientes o freelance, el autoempleo (si la palabra autónomo les sigue sonando mal). No se compremeterán de por vida con ninguna organización, y simultanearán diversas actividades profesionales. Es decir, no querrán ser funcionarios, como sus padres -miembros de la generación X (nacidos entre 1965 y 1983)-  ni jubilarse en la misma empresa en la que empezaron a trabajar, algo que les sonará a las “batallitas” del abuelo.

– Serán más internacionales y emprendedores. Será muy importante su marca personal para posicionarse y diferenciarse en su ámbito de actuación. Trabajarán habitualmente con personas de otros países, culturas, idiomas, razas… No les dará pereza cambiar de residencia, incluso irse al extranjero, si el proyecto les gusta.

Valorarán la conciliación. Demandarán más equilibrio entre la vida personal y profesional. Su horario laboral será flexible y se desarrollará tanto en la oficina como a distancia. Acabarán con la cultura del presentismo- ¿de veras? ¡qué cracks!- con lo que mejorarán la productividad.

– Si son profesionales de alta o media cualificación, formarán parte de un colectivo que llegará al pleno empleo.

¿En qué sectores? Turismo y Ocio – la hostelería y la restauración nunca fallan- Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) -el empleo en este sector crecerá un 39%- y el medio ambiente -gestión del agua y residuos-. La medicina y la salud, ligada al envejecimiento de la población y la creciente preocupación por el bienestar, será otro de los nichos de empleo. Traductores e intérpretes, ingenieros ambientales y civiles, y, cómo no, profesionales relacionados con las finanzas y la gestión de empresas serán perfiles altamente solicitados también.

Pinta bien ¿no? Lo que es una lástima es que tengamos que esperar hasta las puertas de la jubilación para trabajar en un entorno así de estimulante.

Fuentes: Cinco Días, Muy Pymes

Informe PwC completo

Anuncios

Jornada sobre economía solidaria y banca ética en Valladolid

El viernes tuvo lugar en la Agencia de Innovación y Desarrollo de Valladolid la III Jornada Crea Social bajo el epígrafe “Innovación y Ética en la Financiación de Empresas” en las que se habló de economía solidaria y banca ética y se dieron a conocer diversas iniciativas  dentro de este sistema económico alternativo. El encuentro destacó por la calidad de las intervenciones de los ponentes, que no sólo expusieron de manera cercana y clara que otro tipo de modelo económico es posible sino que lo demostraron con ejemplos reales.

Comenzó la sesión Cristina de la Cruz Ayuso, vicedecana de Investigación de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Deusto, quien explicó en qué consiste la economía solidaria y sus principios. Un modelo en el que la economía es un medio, al servicio del ciudadano (y no al revés) y que persigue una sociedad más justa.

Cristina de la Cruz, también coordinadora del comité de ética estatal de Fiare, señaló además diversas formas con las que las administraciones públicas pueden promover la economía solidaria, que aparte del apoyo económico puede consistir en fomentar la educación sobre la misma, incentivarla desde la política fiscal o la contratación pública, apoyar la agricultura local y ecológica o impulsar la la compra ética y el Comercio Justo. La vicedecana reivindicó asimismo la política y el compromiso de los ciudadanos con la vida pública, puesto que “una política débil favorece los presupuestos neoliberales”.

A continuación explicó en qué consiste la banca ética, “que no es algo nuevo que surge como alternativa a la crisis actual, sino que posee una larga historia políticamente silenciada”. Un tipo de finanzas con una vocación transformadora de la sociedad  “de la ciudadanía con la ciudadanía y para la ciudadanía”  que considera la intermediación financiera como un bien social que capta ahorro desde la base de la solidaridad para prestarlo a personas con difícil acceso al crédito. Según la profesora, una banca  para aquellos que “no quieran que su dinero sirva para generar marcos de relación excluyentes y sí para poder decidir cual es su destino”.

A continuación tuvo lugar una mesa redonda en las que se dieron a conocer experiencias reales de proyectos empresariales surgidos desde la.  economía solidaria. Modesto González Valle, de la Asociación Banca Ética Badajoz y miembro de Fiare Sur, presentó el proyecto de banca ética Fiare al que ya se encuentra vinculadas más de 600 organizaciones y que en los últimos años ha experimentado un crecimiento paulatino de su capital social. Desarrollo que ha hecho posible que, por ejemplo, “que se haya concedido recientemente un crédito de 3 millones a una cooperativa de Madrid”.

Continuó Enrique del Río Martín, promotor de Proempleo una asociación que nació en Madrid en 1985 para combatir el paro, el abandono escolar y la marginación de los jóvenes, facilitando su inserción social apoyándoles en proyectos de autoempleo. Desde entonces ha conseguido poner en marcha más de 150 iniciativas en todos los sectores productivos  gracias al esfuerzo  de sus asociados, sin ningún tipo de subvención pública, de las que se declaran enemigos. Del Río destacó la necesidad de estimular el espíritu emprendedor y los beneficios del autoempleo y animó a buscar “el mercado latente de necesidades en la población”.

Después llegó el turno, ya con el tiempo encima,  para Amparo Martín Soria, directora de FECEAV (Federación de Colectivos de Educación de Personas Adultas) y Marcelino Flórez Miguel, catedrático jubilado de Geografía e Historia, socio de Fiare Castilla y León con una dilatada experiencia en el activismo vallisoletano pro Derechos Humanos.

El alcalde de Valladolid,  León de la Riva, y el presidente de Fiare Castilla y León, Javier Mena, clausuraron la jornada con la firma del Fondo para el Emprendimiento Social en Valladolid  (FONDESVA)  por el cual la asociación de economía solidaria y banca ética recibirá 40.000 € del consistorio vallisoletano para conceder préstamos a proyectos empresariales dentro de este modelo alternativo. Mena agradeció la aportación y subrayó que los créditos se concederán a proyectos económicamente viables y social y medioambientalmente responsables.