Triodos Bank confirma el auge de la banca ética

Ya hemos comentado en otras ocasiones en el  blog que la banca ética tiene cada vez más seguidores en nuestro país. La pérdida de confianza en la banca convencional cuyo modelo depredador desencadenó la profunda crisis en la que nos hayamos inmersos y cuyos excesos estamos pagando – lo que seguiremos haciendo durante mucho tiempo- en forma de recortes, pérdidas de derechos que están deteriorando el estado de bienestar, es una de las principales razones que están llevando a los ciudadanos a buscar alternativas honestas y seguras donde dejar su dinero.

Esta semana hemos conocido los datos de Triodos Bank en 2012, que vienen a corroborar el crecimiento de este tipo de banca contraria a la especulación, centrada en la economía real y fundamentada en valores como la transparencia, participación y sostenibilidad. La entidad de origen holandés creció en España un 58% el pasado año en su balance total,  superando los 1.000 millones de euros, y un 73% en número de clientes, que ya son 105.000. Unos resultados muy positivos que mejoran los obtenidos en 2011, año también muy favorable.

Un dato esclarecedor que confirma que mucha gente no está dispuesta a perpetuar el sistema financiero actual es que desde que comenzara la crisis  en 2008 esta entidad ha duplicado su tamaño en Europa.

Anuncios

Jornada sobre economía solidaria y banca ética en Valladolid

El viernes tuvo lugar en la Agencia de Innovación y Desarrollo de Valladolid la III Jornada Crea Social bajo el epígrafe “Innovación y Ética en la Financiación de Empresas” en las que se habló de economía solidaria y banca ética y se dieron a conocer diversas iniciativas  dentro de este sistema económico alternativo. El encuentro destacó por la calidad de las intervenciones de los ponentes, que no sólo expusieron de manera cercana y clara que otro tipo de modelo económico es posible sino que lo demostraron con ejemplos reales.

Comenzó la sesión Cristina de la Cruz Ayuso, vicedecana de Investigación de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Deusto, quien explicó en qué consiste la economía solidaria y sus principios. Un modelo en el que la economía es un medio, al servicio del ciudadano (y no al revés) y que persigue una sociedad más justa.

Cristina de la Cruz, también coordinadora del comité de ética estatal de Fiare, señaló además diversas formas con las que las administraciones públicas pueden promover la economía solidaria, que aparte del apoyo económico puede consistir en fomentar la educación sobre la misma, incentivarla desde la política fiscal o la contratación pública, apoyar la agricultura local y ecológica o impulsar la la compra ética y el Comercio Justo. La vicedecana reivindicó asimismo la política y el compromiso de los ciudadanos con la vida pública, puesto que “una política débil favorece los presupuestos neoliberales”.

A continuación explicó en qué consiste la banca ética, “que no es algo nuevo que surge como alternativa a la crisis actual, sino que posee una larga historia políticamente silenciada”. Un tipo de finanzas con una vocación transformadora de la sociedad  “de la ciudadanía con la ciudadanía y para la ciudadanía”  que considera la intermediación financiera como un bien social que capta ahorro desde la base de la solidaridad para prestarlo a personas con difícil acceso al crédito. Según la profesora, una banca  para aquellos que “no quieran que su dinero sirva para generar marcos de relación excluyentes y sí para poder decidir cual es su destino”.

A continuación tuvo lugar una mesa redonda en las que se dieron a conocer experiencias reales de proyectos empresariales surgidos desde la.  economía solidaria. Modesto González Valle, de la Asociación Banca Ética Badajoz y miembro de Fiare Sur, presentó el proyecto de banca ética Fiare al que ya se encuentra vinculadas más de 600 organizaciones y que en los últimos años ha experimentado un crecimiento paulatino de su capital social. Desarrollo que ha hecho posible que, por ejemplo, “que se haya concedido recientemente un crédito de 3 millones a una cooperativa de Madrid”.

Continuó Enrique del Río Martín, promotor de Proempleo una asociación que nació en Madrid en 1985 para combatir el paro, el abandono escolar y la marginación de los jóvenes, facilitando su inserción social apoyándoles en proyectos de autoempleo. Desde entonces ha conseguido poner en marcha más de 150 iniciativas en todos los sectores productivos  gracias al esfuerzo  de sus asociados, sin ningún tipo de subvención pública, de las que se declaran enemigos. Del Río destacó la necesidad de estimular el espíritu emprendedor y los beneficios del autoempleo y animó a buscar “el mercado latente de necesidades en la población”.

Después llegó el turno, ya con el tiempo encima,  para Amparo Martín Soria, directora de FECEAV (Federación de Colectivos de Educación de Personas Adultas) y Marcelino Flórez Miguel, catedrático jubilado de Geografía e Historia, socio de Fiare Castilla y León con una dilatada experiencia en el activismo vallisoletano pro Derechos Humanos.

El alcalde de Valladolid,  León de la Riva, y el presidente de Fiare Castilla y León, Javier Mena, clausuraron la jornada con la firma del Fondo para el Emprendimiento Social en Valladolid  (FONDESVA)  por el cual la asociación de economía solidaria y banca ética recibirá 40.000 € del consistorio vallisoletano para conceder préstamos a proyectos empresariales dentro de este modelo alternativo. Mena agradeció la aportación y subrayó que los créditos se concederán a proyectos económicamente viables y social y medioambientalmente responsables.

Espectacular crecimiento de la banca española…Ética

¡Al fin una buena noticia económica! ¿Qué no se lo creen? Ahí va: La banca ética creció un 54% en España en 2011. Una cifra realmente llamativa y digna de análisis, aunque no tanto como para aparecer en las noticias de las cadenas de televisión o en las principales cabeceras, en buena parte sostenidas con los ingresos publicitarios de la banca convencional.

Este aumento, hasta alcanzar los 575 millones de euros en depósitos, se produce en un contexto de crisis profunda en la que los usuarios no se fían de las entidades al uso, en gran parte culpables de la situación actual. Esa falta de credibilidad se une a la indignación que ha provocado entre la opinión pública las escandalosas indemnizaciones percibidas por consejeros de entidades que las han llevado a la ruina y han tenido que ser rescatadas con el dinero de todos los contribuyentes.

Tampoco hay que olvidar la gran labor que diversos colectivos han llevado a cabo en los últimos años para denunciar prácticas de dudosa moralidad de bancos que invierten su dinero en la financiación de actividades como el juego, el tráfico de drogas o la venta de armas (campaña Banca Limpia) o que ocultan grandes sumas de dinero en paraísos fiscales.

Radicalmente opuesta a un modelo de negocio basado en la especulación y alejado de la economía real, la banca ética se rige bajo los criterios de transparencia, participación y sostenibilidad. Su objetivo primordial es contribuir a un desarrollo socioeconómico más justo por medio del negocio bancario económicamente viable. En los países desarrollados se caracteriza por seguir criterios educativos, sociales, medioambientales y éticos en las operaciones bancarias, el apoyo a las organizaciones del Tercer Sector y la lucha contra la exclusión social, el desempleo y la pobreza. De este modo, su actividad crediticia se concentra en sectores como la agricultura ecológica, las energías renovables, el Comercio Justo o proyectos culturales y sanitarios, ligados a la economía social, el autoempleo y la cooperación al desarrollo.

En España son varias las opciones de las que dispone el consumidor responsable a la hora de confiar sus ahorros. Las principales entidades son Triodos Bank, Fiare, Coop57 y Oikocredit.

Recientemente tuve la oportunidad de asistir a una magnífica conferencia de Joan Antoni Melé, subdirector general de Triodos Bank y brillante orador (aconsejo ver alguna de ellas en Youtube). Una de las razones que daba a los más escépticos para sumarse a la banca ética, era la seguridad de su dinero, en un momento en que gigantes de la banca tradicional, emborrachados de ladrillo, se tambalean. Entre los convencidos, curiosamente, se hallaba un empleado del Banco Santander, quien intervino en el turno de preguntas para felicitar al ponente por la emotiva defensa del modelo financiero en el que verdaderamente creía.