Las grandes empresas salen airosas

La desigualdad de trato fiscal respecto a las grandes empresas es desde hace años motivo de queja de los pequeños empresarios, quienes consideran un desagravio habida cuenta de las posibilidades de unos y otros.

Ahora, tras la reforma del IRPF del nuevo gobierno, que carga el peso para equilibrar el déficit en las clases medias asalariadas, y deja a las grandes compañías indemnes son éstas las que también tienen argumentos para enfadarse.

Sobre todo, después de conocer que una multinacional tiributa por Sociedades al mismo tipo que un contribuyente medio, según explica Cinco Días. De este modo, un contribuyente con una base imponible de 33.000 euros tributa por IRPF a un tipo efectivo del 16,3%, más o menos lo mismo que una empresa con una cifra de negocios superior a 1000 en el impuesto de sociedades. No es de extrañar así que casi el 43% de la recaudación de la Administración central provenga del IRPF, mientras que las empresas no llegan al 10%.

La injusticia es mayor si tenemos en cuenta que, como señala la Asociación de Técnicos de Hacienda, subir los impuestos un 5% a las grandes empresas -las que tienen más de un millón de euros de beneficios- hubiera aportado a las arcas del Estado casi lo mismo que lo que lo harán el primer paquete de medidas de ajuste puesto en marcha por el gobierno de Rajoy.

Si  ello añadimosque las sicav han salido también indemnes de las medidas anticrisis y que el fraude fiscal -en su gran parte procendente de las grandes empresas- esté tan extendido, el cabreo de los asalariados, cuyo poder adquisitivo se va a ver mermado, es comprensible. Ellos, junto a pensionistas, van a aportar el 80% de lo que el nuevo gobierno pretende recaudar con el nuevo reglamento impositivo.

Anuncios

Tiempo de responsabilidad

Con el convencimiento reforzado tras Biocultura Madrid 2011 de que un mundo más sostenible no solo es posible sino necesario, estrenamos este blog para dar a conocer, reflexionar y opinar sobre actitudes, proyectos, políticas, iniciativas… con un denominador común: la Responsabilidad.

Responsabilidad de ciudadanos, empresas e instituciones públicas para que no volvamos a cometer los errores que nos han llevado a la situación crítica por la que atravesamos y a la que nos ha conducido la irresponsabilidad generalizada.

Sabedores de que existen caminos para lograr una sociedad más justa y un entorno más habitable, desde este blog queremos aportar nuestro granito de arena mediante la concienciación a aquellos que todavía los desconocen y contribuir así al cambio de mentalidad que exigen los tiempos que vivimos.