El otro Mundial de Brasil

grandebrasildesigualComo ya se ha hablado bastante de  “La Roja”, y se habla de Neymar, de Messi y compañía, toca hacerlo un poco del otro Mundial de Brasil 2014, que estos días vive su desenlace.

Un campeonato del mundo que llegó rodeado de  polémica. Miles de brasileños han protestado en las calles contra lo que entienden como un despilfarro de fondos públicos mientras las necesidades del país en materia social y educativa son acuciantes. Brasil es una potencia mundial, la séptima economía del mundo, sin embargo también es un gigante en desigualdad. Según Manos Unidas, uno de cada cinco habitantes (en total, 40 millones de personas) vive en la pobreza. El 20% de la población más rica goza de una renta media 22 veces mayor que el 20% más pobre; el 10% más rico de la población aglutina el 44,5% de los ingresos totales del país, mientras que el 10% más pobre sólo tiene el 1,1% del total.

Ante la realidad que reflejan estos datos, no es de extrañar el rechazo de una parte importante de la población hacia el festín económico y mediático que supone un evento global de esta magnitud, que además no tiene reparos en exhibir  las difíciles condiciones de vida de los más desfavorecidos  dentro del opulento escenario. Ni siquiera las apelaciones al sentimiento patriótico de un pueblo eminentemente futbolero como es el brasilero han servido para contrarrestar la indignación de sus gentes, que en muchos casos  no están para juegos.

Tener a las mejores selecciones del mundo durante un mes en su territorio  le ha costado al país 10.000 millones de euros. Éste es el Mundial más caro de la historia, más que el de Sudáfrica y Alemania juntos. Los costes han duplicado las previsiones y en cada una de las obras realizadas,  bastantes de ellas prescindibles,  el tufo a corrupción es considerable. Un hedor que también envuelve a los dirigentes de la FIFA ,en cada uno de sus viajes a lo largo y ancho del mundo. El organismo rector del fútbol a escala planetaria es, para muchos, el gran ganador en esta competición que en 2022 se celebrará en Qatar.

Cuando se organizan estos magnos eventos, sus responsables se defienden de las voces críticas que denuncian el despilfarro de dinero  público esgrimiendo el retorno económico que  tendrá para el país. Sin embargo, Inspiraction denuncia que Brasil dejará de ingresar entre 179 y 386 millones de euros, depende de las fuentes, por las exenciones fiscales que la FIFA ha conseguido para las multinacionales que patrocinan el Mundial, una de las condiciones que impone  al anfitrión el controvertido organismo, que según la ONG ya ha obtenido 1380 millones de dólares de beneficios. Unos patrocinadores, marcas multinacionales de sobra conocidas, que probablemente estén perdiendo en reputación lo que obtienen de impacto publicitario con su apoyo a la FIFA.

En definitiva, puede que el domingo día 13 en un Maracaná abarrotado y cientos de millones pendientes de la televisión en los cinco continentes,  lo que verdaderamente esté en juego no sea quien es el ganador.

 

 

 

 

 

Anuncios

El Parlamento no se ocupa de la pobreza

El Centro de Investigación y Estudios sobre Comercio y Desarrollo (CIECODE), por medio del ‘Proyecto Avizor’ , realiza un seguimiento y evalúa la labor que tanto el Congreso como sus diputados a título individual hacen por combatir la pobreza y promover el desarrollo internacional sostenible. Hace unos días publicó su informe 2012, que suspende a nuestros gobernantes en este ámbito, para quiénes este problema no forma parte de sus prioridades.

La principal causa de la deficiente atención parece estar relacionada con el escaso interés y conocimiento que la generalidad de los políticos posee sobre estas materias y el poco peso que la pobreza internacional tiene en la política española. Según el estudio, sólo 79 de los 350 diputados presentaron alguna iniciativa parlamentaria a favor del desarrollo.

Además, la falta de transparencia, la rigidez del sistema parlamentario y el mal  funcionamiento de los mecanismos de participación ciudadana ahogan la iniciativa individual de los diputados que sí demuestran interés en la lucha contra la pobreza. Es el caso de Laia Ortiz, de Izquierda Plural, a la que el informe Avizor señala como más comprometida en esta tarea.

 

 

 

España tendrá 18 millones de pobres en 10 años

“Nosotros ya hemos vivido esto. El Fondo Monetario Internacional nos impuso un proceso que llamaron de ajuste, ahora lo llaman austeridad. Había que cortar todos los gastos, los corrientes y los de inversión. Aseguraban que así llegaríamos a un alto grado de eficiencia, los salarios bajarían y se adecuarían los impuestos. Ese modelo llevó a la quiebra de casi toda Latinoamérica en los años ochenta”.  Con estas palabras de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, comienza el informe “Crisis, desigualdad y pobreza” publicado por Intermón Oxfam. En el mismo, alerta de que si se continúa por el camino de la austeridad y los recortes, en 2020 casi el 40% de la población española será pobre, lo que equivale a 18 millones de personas.

Intermón aprecia similitudes entre el momento que atraviesa España y  las crisis de América Latina y el este asiático en las décadas de los 80 y 90, donde se llevaron a cabo políticas de recortes sociales que extendieron la pobreza y la desigualdad entre la población. Después de ser testigo en otros países de la aplicación de similares recetas para los mismos males, la ONG recuerda que las políticas de austeridad nunca han conseguido la recuperación económica, y traen consigo el deterioro de la educación y la salud.

Ante el peligro que corren derechos que parecían tan consolidados y generalmente aceptados como la educación y la sanidad pública, universal y gratuita, Intermón ha añadido España a la lista de países – junto a Burkina Faso o Etiopía,  entre otros- en los que defiende estos principios.

Según el estudio, España tardará 25 años en recuperar los niveles de bienestar anteriores a la crisis. Para revertir la situación recomienda  aumentar la recaudación y la justicia fiscal, blindar las políticas sociales y de cooperación, y adoptar medidas de mejora y regeneración democrática impulsando la transparencia.

Para ver el informe completo:
http://bit.ly/12aeCxO

El consumidor quiere empresas responsables

La RSC vende. Así lo afirma la consultora internacional Nielsen tras realizar una encuesta entre 28.000 internautas de 56 países. El estudio concluye que un 46% de los consumidores está dispuesto a pagar más por productos o servicios de empresas comprometidas con la sociedad.

Entre el grupo de los consumidores concienciados, el 63% tiene menos de 40 años. Los aspectos que más les preocupan son el medio ambiente, la educación y la erradicación de la pobreza. Tres de cada cuatro consulta las opiniones e informaciones que cuelgan en Internet otros usuarios.

En cuanto a los españoles, aunque el 60% prefiere comprar productos de empresas socialmente responsables, solo el 30% está dispuesto a pagar un extra. El consumidor concienciado español demanda a las empresas respeto por el medio ambiente (69%), apoyo a las pymes y emprendedores (69%), creación de puestos de trabajo bien remunerados (68%) y políticas de igualdad de género (66%).

Vía Europa Press

¿La avaricia sólo es cosa de ricos?

La avaricia es gran medida la culpable de que 1.000 millones de personas en el mundo pasen hambre, según la FAO, casi una de cada 7 personas en el planeta. A escala nacional, el afán de acumulación de riqueza evidenciado en los últimos años con la extendida especulación con la vivienda -que hizo a unos pocos muy ricos y a otros muchos creer que tenían un tesoro que se apreciaba cada día- está también detrás de la situación económica actual, con una de cada 5 personas viviendo por debajo del umbral de la pobreza.

Sin embargo, cuando hablamos de este pecado capital no deberíamos llevarnos a engaño y pensar que es algo propio del opulento empresario iconografiado tantas veces con su frac, sombrero, bastón y puro. El afán de acumular por acumular, a costa del prójimo si es menester, se ha extendido también entre los “curritos”, olvidados ya los tiempos, parece ser, de solidaridad y fraternidad con el compañero de al lado. El hombre lobo para el hombre resurge con toda su crudeza en tiempos inciertos.

Y digo esto porque en los últimos días he sabido de casos que así lo constatan. Por ejemplo el de una empleada de una gran empresa española, que tras encontrarse un talonario de cheques restaurante – de estos engañabobos ya hablaremos en otra ocasión- osó a preguntar por la persona, compañera, propietaria del mismo. Los sabios consejos que recibió entre sus colegas fueron que se olvidara de buscar a la despistada y se los quedara, si total, nadie se iba a dar cuenta. El más honesto de ellos fue quien propuso que se los devolviera, pero que se arrancara unos pocos cheques en compensación. Finalmente, la halladora del “tesoro”  (valorado en 100 euros) encontró a su dueña y se lo entregó, ante la absoluta incredulidad de ésta, que debió pensar que todavía quedan panolis por el mundo.

Me reafirma en mis sospechas de que la avaricia, antes cosa de ricos riquísimos, se ha convertido también en algo propio de gente de a pie, que, pese a no tener problemas para llegar a fin de mes, se muestra ávida por tener  un poco más para consumir (móviles, cenas, peelings, masajes, qué se yo..) un reportaje que vi ayer de pasada en las noticias de tv. Se trataba de un estudio que pretendía medir la honestidad de los españoles haciendo creer a las inocentes cobayas que la cartera, con el dni de su propietario, que se habían encontrado en el suelo estaba ahí por azar, mientras un despiadado cámara grababa su reacción… El resultado del bochornoso sondeo concluyó que solo un 30% de los “encuestados” entregaba la cartera a la policía…