Desatender la comunicación resta competitividad a las pymes

tvcrewOak Power Comunicación ha realizado un estudio sobre la valoración que los empresarios de las pequeñas y medianas empresas españolas hacen de la comunicación y el marketing. Entre las principales conclusiones del análisis destaca que más de la mitad, el 55%, no dispone de un departamento propio para realizar estas funciones. Y no lo tienen por dos razones: falta de presupuesto (para el 29%) y considerar que no es necesario (24%). En claro contraste con la tónica general, las startups y empresas de nueva creación sí dan mucha más relevancia a la comunicación. Prácticamente todas cuentan con un área a tal fin y una amplia mayoría (65%) está integrada por más de un profesional, en su intento de crecer a medio y largo plazo y mantenerse en el mercado.

Ya hemos hablado en este blog de los beneficios que aporta una adecuada estrategia de comunicación a las pymes, entre ellas  valor de marca, reputación, la confianza del consumidor o la diferenciación de la competencia en un mercado globalizado.  La comunicación corporativa, bien gestionada, proporciona a la pyme un considerable retornoAsí lo entienden en mayor medida, según el informe, las empresas de los sectores Cultura y Espectáculos, Turismo y Hostelería y Automoción.

Sin embargo, el 67% de las 300 pymes encuestadas asegura que no gestiona la relación con los medios de manera profesional y organizada. Una debilidad que, como bien señala  la responsable del estudio, María Asenjo, “sigue restándoles competitividad como demuestra que el 67% asegura haber tenido un desencuentro con los medios en alguna ocasión”.

En cuanto a la comunicación en redes sociales, la presencia de las pymes aumenta lentamente pues solo el 54% está presente en ellas. Los motivos para no hacerlo son el coste que supone (31%), la falta de necesidad (21%), el esfuerzo que requiere su actualización (19%), y por último el peligro para la actividad que se desarrolla (17%).

Fuente: EFE Emprende

Anuncios

La comunicación empresarial, una oportunidad para la pyme

Bajo el lema “Comunicación con conciencia” Madrid acogerá del 21 al 23 de este mes el World Public Relations Forum (WPRF), congreso bienal que reúne a algunos de los principales exponentes mundiales de la comunicación corporativa para analizar el presente del sector y arrojar luces sobre tendencias de futuro. Personalidades que gestionan la marca, reputación, relaciones con los medios y otras áreas de la profesión de grandes firmas internacionales y relevantes instituciones políticas, sociales o académicas.

En la sociedad de la comunicación global en la que estamos inmersos, la estrategia de comunicación constituye uno de los pilares fundamentales de cualquier empresa. Como apunta Ángel Alloza, director de la Fundación Corporate Excellence Centre for Reputation Leadership, solo aquellas empresas con buena reputación y marcas sólidas que sean coherentes con lo que hacen y dicen serán capaces de competir en los mercados globales, entre otras razones, porque los intangibles suponen hoy día el 80% del valor de la empresa frente al 20% de los activos tangibles. De la gestión de estos recursos -comunicación, marca y reputación- dependerá el posicionamiento de la empresa.

Cuando hablamos de la progresiva importancia de la comunicación corporativa no nos referimos solamente a las empresas de gran tamaño. Las pymes tienen en este campo una gran oportunidad. Una adecuada estrategia de comunicación aporta aspectos muy beneficiosos como valor de marca, diferenciación de la competencia o confianza del consumidor. Independientemente de sus recursos económicos, la pequeña y mediana empresa hoy en día tiene a su alcance las herramientas necesarias para difundir sus mensajes y hacer que su propuesta, sus productos y servicios, lleguen al público al que se dirige y, lo que es más importante, lograr que éste se identifique con sus valores.

La comunicación corporativa, bien gestionada, es capaz de proporcionar a la pyme un considerable retorno. Por eso, y aún más en estos tiempos de crisis, debe ser considerada como una inversión rentable.