Jornada sobre consumo responsable en la Embajada de Suecia

consumo responsable embajada suecaEsta semana tuvo lugar en la Residencia de la Embajada de Suecia el seminario ¿Eres un consumidor responsable?, que organizó la Cámara de Comercio Hispano Sueca para dar a conocer cómo las empresas involucran a los consumidores en el consumo responsable. Participaron en la jornada las empresas Ecoembes, H&M y Respiro. Como introducción a la misma Aldo Olcese, economista experto en Responsabilidad Social de la Empresa realizó una presentación bajo el título “La RSE en la encrucijada europea”.

Olcese avanzó algunos detalles del próximo informe que publicará la  Comisión Europea sobre RSE  en el que está trabajando. El Doctor en Economía señaló que “para Europa somos líderes en RSE” y señaló las cuatro razones por las que España ocupa esta posición: ser el país con más empresas en los Rankings Mundiales de RSE, que achacó a la concienciación de los directivos, la exigencia  en criterios de sostenibildiad de los gobiernos latinoamericanos a los inversores españoles y el impulso de las energías renovables;  el alto número de instituciones que desde la sociedad civil promueven esta materia, las más de 1o0 titulaciones de enseñanza superior en los que se estudia y el compromiso de los gobiernos españoles manifestado mediante la creación del CERSE o la Ley de Desarrollo Sostenible.

A continuación la sesión se centró en el consumidor , según el propio Olcese “el grupo de interés más importante, puesto que todos los somos”. Juan Alonso de Velasco, subdirector de Marketing de Ecoembes, habló del esfuerzo en comunicación que llevan a  cabo para que los ciudadanos conozcan su labor y para que reciclen los envases. Los portavoces de H&M, Ona Bascuñan e Íñigo Saenz, expusieron la actuaciones de la multinacional textil sueca para una moda más sostenible por medio de su campaña Conscious. Finalmente, Ian Paterson, cofundador de Respiro Car Sharing, presentó esta novedosa propuesta dirigida a mejorar la movilidad en Madrid, beneficiosa tanto para el medio ambiente, pues contribuye a reducir las emisiones de CO2, como para el bolsillo de los ciudadanos. Un dato esclarecedor que aportó Respiro: el coche particular no se usa 23 horas al día.

En conclusión, una jornada positiva en la la que se habló de sostenibilidad desde diferentes propuestas empresariales, que estuvo principalmente centrada en la concienciación medioambiental.

Anuncios

El reto del marketing sostenible

El marketing, herramienta que utilizan las empresas para atraer a su público objetivo hacia su producto, se asocia inevitablemente a consumismo, a creación de nuevas necesidades destinadas a comprar desaforadamente. Por eso cuando se habla de marketing sostenible parece que se unen dos ideas antagónicas,  que no pueden ir juntas en ningún caso. Si la sostenibilidad propugna el consumo responsable para preservar los recursos naturales, reducir, reciclar y reutilizar, el diseño de estrategias para que un producto seduzca al consumidor parece a simple vista incompatible con este concepto.

Desde Responsablemente mantenemos que la responsabilidad social de las empresas, su compromiso con la sostenibilidad, es un elemento de diferenciación en el mercado para las mismas, siempre y cuando sea creíble y se comunique de una forma adecuada. La empresa responsable, que lo es de verdad, tiene toda la legitimidad para dar a conocer lo que está haciendo por mejorar su entorno. Después, cada uno decidirá desde el rol que le corresponde -cliente, empleado, accionista, administración…-  si quiere o no y en qué medida relacionarse con dicha empresa.

Algo similar ocurre con el marketing. Si se hacen productos o se ofrecen servicios sostenibles es para que lleguen al público, ofreciéndole una alternativa de compra más respetuosa con la sociedad y el medio ambiente. Por este motivo no se puede desperdiciar el potencial del marketing como herramienta de posicionamiento en el mercado para este tipo de bienes, pues jugarían  con desventaja respecto a otros productos o servicios de peor valor social o medioambiental.

Esta es una de las conclusiones del libro “La ventaja sostenible“, de Tomás Camarero. El autor sostiene que el gran desafío del marketing es hacer compatible el mundo del placer, del ocio, del entretenimiento con el mundo de la responsabilidad. Señala también que el marketing tiene el reto de hacer que la sostenibilidad se vea como como un mundo deseable que todos queremos compartir.

Pero es que además si un producto contamina menos, sabe mejor, es más saludable, o en su elaboración se han respetado los derechos humanos, ya tiene valor por sí mismo. La función del marketing ha de ser entonces -nada más y nada menos- la de hacer atractivo al gran público lo sostenible.

¿Cuestión de marketing o desconocimiento?

Pese a ser un campo relativamente nuevo o, mejor dicho, no muy extendido en nuestro país, en Responsabilidad Social Corporativa se van asentado algunos tópicos. Por ejemplo, que las PYMES desconocen el concepto, aunque muchas de ellas lo apliquen en su actividad; o que para las grandes empresas la RSC es meramente una cuestión de marketing cuando no de lavado de imagen.

Entre estas últimas también se encuentran las que se ufanan en público de su desempeño en RSC, pero desvirtúan el auténtico significado y las implicaciones que tienen estas siglas. Digo esto mientras leo una entrevista al director general de una importante firma de cosméticos con presencia en varios países en una revista especializada en marketing.

Cuando le preguntan, no sin cierta cursilería -supongo que el cuestionario ha salido o al menos ha sido revisado por el departamento de comunicación de la propia empresa-  cómo traslada la marca que representa “su inspiración en lo natural al capítulo de Responsabilidad Social Corporativa”, comienza respondiendo. “Tenemos muchos programas activos. Desde sus inicios la compañía ha estado muy volcada en diferentes problemáticas sociales. Los materiales que se utilizan han sido reciclables desde siempre y en los laboratorios se consume energía solar”, para después continuar con la labor solidaria que desarrolla la fundación.

¿Cuestión de marketing, desconocimiento, o ambas?

La RSC de Apple a escena

Steve Jobs Daniel Muriel teatro“Más pallá que pacá” como suele decirse, pero con ciertas ganas de saber lo que ha dado de sí el día en el único informativo decente de la televisión, por abordar temas que de verdad importan y por cómo lo hacen – por cierto, que La 2 Noticias tenga todavía un hueco en la actual televisión pública solo puede obedecer a que a esas horas los censores duermen el sueño de los justos- impide que caiga en el mío la pieza sobre una obra de teatro acerca de Apple y las condiciones de trabajo de sus proveedores en China.

Me sorprende no sólo que este asunto tan conocido y de tanta actualidad en el ámbito de la RSC sea llevado a un escenario en España sino también por quién lo hace, pues el rostro del único actor lo asocio a burdos sketches de casposos programas de José Luis Moreno.

Compruebo que, efectivamente, el que habla de Steve Jobs y del trabajo infantil en las fábricas chinas de Foxconn es Daniel Muriel, el marido joven de Escenas de Matrimonio, y me froto los ojos para seguir escuchando que la obra plantea al espectador la gran pregunta del consumo responsable: ¿estaría dispuesto a pagar más por un producto si con ello se aseguran unas condiciones de trabajo dignas para quiénes lo han realizado?

Y con esa confusa mezcla de Ipads, matrimoniadas y RSC, me acuesto pensando que, mira por dónde, posiblemente el mensaje llegue, por medio del popular intérprete y desde la tablas, a un segmento de la población inalcanzable para los eruditos en la materia. Y me alegro por ello, así como por el giro en la carrera artística del actor vallisoletano y porque a Mara Torres le sigan quedando telediarios.

Más info sobre “Agonía y éxtasis de Steve Jobs”

Deforestación, ¡a la papelera!

Durante un tiempo lo seguí de cerca aunque la verdad es que no sabía en qué había quedado el asunto. Esta semana me ha sorprendido gratamente que el grupo Asia Pulp & Paper (APP), la tercera papelera más importante del mundo, haya anunciado su decisión de dar un giro de 180 grados a su deficiente política medioambiental y haya definido una estrategia de sostenibilidad para los próximos años.

“Mapa de Ruta para la Sostenibilidad 2020” lo llama la multinacional, en el foco de Greenpeace en los últimos años por deforestar los bosques naturales de Indonesia y amenazar la supervivencia de especies en peligro de extinción, como el tigre de Sumatra. Para ese año todos sus proveedores tendrán que poseer un certificado de gestión forestal responsable creíble. Como primeros pasos hacia su compromiso con el medio ambiente y los derechos de las comunidades indígenas, APP ha firmado los principios internacionales de los Bosques de Alto Valor de Conservación y ha suspendido las talas de bosque natural en sus instalaciones.

El cambio de estrategia empresarial de la poderosa papelera obedece a las presiones ejercidas desde Greenpeace Internacional, cuyos investigadores visitaron varias veces a lo largo de 2011 la planta de celulosa más grande de Indonesia y tomaron muestras de las maderas que estaban utilizando, confirmándose sus peores sospechas.

La campaña global de denuncia puesta en marcha por parte de la ONG ecologista implicó asimismo a otras conocidas transnacionales que consumían papel de APP -como Nestlé, Adidas o Mattel-   que ante las evidencias aportadas por Greenpeace y el daño que estaba suponiendo para su reputación la vinculación con este escándalo suspendieron las compras a este proveedor.

Con este caso, una vez más se pone de manifiesto el papel fundamental que desempeñan las organizaciones de la sociedad civil para lograr un mundo más justo y sostenible.

Espectacular crecimiento de la banca española…Ética

¡Al fin una buena noticia económica! ¿Qué no se lo creen? Ahí va: La banca ética creció un 54% en España en 2011. Una cifra realmente llamativa y digna de análisis, aunque no tanto como para aparecer en las noticias de las cadenas de televisión o en las principales cabeceras, en buena parte sostenidas con los ingresos publicitarios de la banca convencional.

Este aumento, hasta alcanzar los 575 millones de euros en depósitos, se produce en un contexto de crisis profunda en la que los usuarios no se fían de las entidades al uso, en gran parte culpables de la situación actual. Esa falta de credibilidad se une a la indignación que ha provocado entre la opinión pública las escandalosas indemnizaciones percibidas por consejeros de entidades que las han llevado a la ruina y han tenido que ser rescatadas con el dinero de todos los contribuyentes.

Tampoco hay que olvidar la gran labor que diversos colectivos han llevado a cabo en los últimos años para denunciar prácticas de dudosa moralidad de bancos que invierten su dinero en la financiación de actividades como el juego, el tráfico de drogas o la venta de armas (campaña Banca Limpia) o que ocultan grandes sumas de dinero en paraísos fiscales.

Radicalmente opuesta a un modelo de negocio basado en la especulación y alejado de la economía real, la banca ética se rige bajo los criterios de transparencia, participación y sostenibilidad. Su objetivo primordial es contribuir a un desarrollo socioeconómico más justo por medio del negocio bancario económicamente viable. En los países desarrollados se caracteriza por seguir criterios educativos, sociales, medioambientales y éticos en las operaciones bancarias, el apoyo a las organizaciones del Tercer Sector y la lucha contra la exclusión social, el desempleo y la pobreza. De este modo, su actividad crediticia se concentra en sectores como la agricultura ecológica, las energías renovables, el Comercio Justo o proyectos culturales y sanitarios, ligados a la economía social, el autoempleo y la cooperación al desarrollo.

En España son varias las opciones de las que dispone el consumidor responsable a la hora de confiar sus ahorros. Las principales entidades son Triodos Bank, Fiare, Coop57 y Oikocredit.

Recientemente tuve la oportunidad de asistir a una magnífica conferencia de Joan Antoni Melé, subdirector general de Triodos Bank y brillante orador (aconsejo ver alguna de ellas en Youtube). Una de las razones que daba a los más escépticos para sumarse a la banca ética, era la seguridad de su dinero, en un momento en que gigantes de la banca tradicional, emborrachados de ladrillo, se tambalean. Entre los convencidos, curiosamente, se hallaba un empleado del Banco Santander, quien intervino en el turno de preguntas para felicitar al ponente por la emotiva defensa del modelo financiero en el que verdaderamente creía.

El consumidor quiere empresas responsables

La RSC vende. Así lo afirma la consultora internacional Nielsen tras realizar una encuesta entre 28.000 internautas de 56 países. El estudio concluye que un 46% de los consumidores está dispuesto a pagar más por productos o servicios de empresas comprometidas con la sociedad.

Entre el grupo de los consumidores concienciados, el 63% tiene menos de 40 años. Los aspectos que más les preocupan son el medio ambiente, la educación y la erradicación de la pobreza. Tres de cada cuatro consulta las opiniones e informaciones que cuelgan en Internet otros usuarios.

En cuanto a los españoles, aunque el 60% prefiere comprar productos de empresas socialmente responsables, solo el 30% está dispuesto a pagar un extra. El consumidor concienciado español demanda a las empresas respeto por el medio ambiente (69%), apoyo a las pymes y emprendedores (69%), creación de puestos de trabajo bien remunerados (68%) y políticas de igualdad de género (66%).

Vía Europa Press